La primera pieza musical minimalista

Imagina que tienes 124 músicos en el escenario, no es una orquesta sinfónica y la pieza que están interpretando puede durar hasta una hora y media, y no es ninguna sinfonía. Cada uno de los músicos tiene una pequeña frase que puede repetir cuantas veces quiera, o cambiar el tiempo y hasta entrar cuando quiera… parecería sin sentido, pero todo esto compone la primer pieza minimalista de la historia.

“In C”, compuesta por Terry Riley en 1965, la partitura presenta 53 fragmentos que pueden ser interpretados aleatoriamente, algunos, son solamente de una nota. La primera vez que se grabó, fue en su presentación en vivo, que después fue comercializada por la disquera Columbia, la más importante de la época. Aquella sesión conto con 10 músicos en escena, pero el resultado auditivo es muy interesante.

Terry, el compositor, declaró que una de sus más grandes influencias fue John Cage, quien años antes había compuesto una pieza que la partitura la mostraba en blanco, 4 minutos y 33 segundos de silencio (o de ruidos en el auditorio) eran lo que hacía la música; esto revolucionó por completo al arte sonoro.

Terry Riley In C full score

Anuncios